Argelia

Emblema Nacional
Emblem

Himno Nacional
La Promesaopenmuisc

Capital
Argel

Grupos Étnicos
árabe, berber

(Millón)
31.36

Lengua Oficial
árabe

Lengua Común
francés

Principales Ciudades
Constantina   Ghardaia    Oran

max_ad

Principales Sitio Webs

Contenidos del Artículo


Descripción general

La República Argelina Democrática y Popular o Argelia, es un país del norte de África perteneciente al Magreb. Siendo el segundo país en superficie de África, limita con el Mar Mediterráneo al norte, Túnez al noreste, Libia al este, Níger al sudeste, Malí y Mauritania al suroeste, y Marruecos y el Sáhara Occidental al oeste.

Constitucionalmente se define como país árabe, bereber (amazigh) y musulmán. Es miembro de la Unión Africana y de la Liga Árabe desde prácticamente su independencia, y contribuyó a la creación de la Unión del Magreb Árabe (UMA) en 1988.

 Etimología 
Argelia recibe su nombre de su capital y ciudad más importante, Argel.

El nombre de Argelia vendría del árabe Al-Jaza’ir (الجزائر) que significa «Las islas», en referencia a aquellas que se erigen frente al puerto de Argel y que forman parte de su espigón actual, habiendo sido extendido entonces para designar a todo el país (ordenanza de 1842), pronunciado en árabe argelino, dialecto conocido como El Djazayer (o Jaza’yer según las regiones).

Una segunda explicación apuntaría a que el nombre Djazaîr estaría ligado a la dinastía de los Zirides, del nombre de su fundador Bologhine ibn Ziri (de tiziri, "Claro de luna" en bereber) que fundó Argel y reinó un tiempo en un territorio considerable de la Argelia actual. Los argelinos se designan ellos mismos bajo el vocablo de Dziri y, por otra parte, llaman a su país bajo el nombre de El-Dzayer.

Por último, una tercera explicación más alegórica, que indica que la costa fértil de Argelia, atrapada entre el Sáhara y el mar Mediterráneo, aparecería como una isla de vida o Al-Jaza’ir, Argelia siempre fue relacionado a Marruecos por lazos de sumisión a los reyes bereberes.

 Historia
El continente africano, la cuenca del Mediterráneo, así como Europa y Oriente han sido elementos indispensables para el devenir y enriquecimiento histórico de Argelia. Además, en el extremo sur del país se puede visitar el museo natural más grande del mundo, en el que hay pruebas suficientes para atestiguar la extraordinaria riqueza de la historia del país.

Prehistoria de Argelia
Existen yacimientos arqueológicos en Argelia en los que se han descubierto restos óseos de homínidos de hace 2 millones de años, según los datos obtenidos por arqueomagnetismo. Los investigadores han encontrado allí restos de Homo habilis.

 Antigüedad 
Argelia ha estado habitada por los bereberes desde hace más de diez mil años. Desde el año 1000 a. C. hay constancia de que éstos mantenían relaciones comerciales con los cartagineses, que habían construido colonias en la costa, y con los egipcios. En el siglo III a. C., los romanos denominan esta región Numidia, habitada por los bereberes masilianos y los maselinos. Éstos últimos se aliaron con los cartagineses en la Segunda Guerra Púnica, mientras que los primeros, aliados de los romanos y gobernados por Masinisa, acabaron recibiendo todo el reino de sus conquistadores.

A la muerte de Masinisa en 148, Escipión el Africano dividió el reino entre sus hijos. En 113, Yugurta se alzó contra los romanos y acabó derrotado, tras lo cual Numidia fue gobernada por un rey vasallo de Roma hasta que, bajo Diocleciano, se convirtió en una simple provincia del imperio y finalmente volvió a manos de los bereberes hasta la invasión de los vándalos en 430.

A principios del siglo VI, las tropas de Justiniano I expulsaron a los vándalos y recuperaron el reino para el Imperio Bizantino, que lo gobernó de manera precaria hasta la llegada de los árabes en el siglo VIII.

Los romanos dejaron importantes ciudades en el norte de Argelia, entre las que destacan Iol Caesarea, Tipasa (Tipaza), donde se encuentra una de las necrópolis más antiguas conocidas en el Mediterráneo, Cuicul, Calama, Thubursicu-Numidarum (Khemissa), Madaure, Thamugadi (Timgad), Diana Veteranorum, Theveste (Tébéssa) y Lambaesis.

La islamización de Argelia 
La caída de Roma tras la invasión de los vándalos y la inestabilidad durante el período bizantino entrañaron la reconstitución de alguno de los principados bereberes. Algunos, especialmente por el oeste, resistieron la llegada de los musulmanes entre los años 670 y 702.

Los personajes más conocidos de este conflicto fueron el rey cristiano Kusayla, que venció a Sidi Ocba ibn Nafaa en el año 689, cerca de Biskra, y la reina guerra Kahena, cuyo verdadero nombre era Dihya, que a la cabeza de los bereberes, infligió, en la batalla de Meskiana de 693, una severa derrota en el cuerpo expedicionario del emir Hassan Ibn en Noman, a los que alejará hasta Trípoli.

Tras la conquista musulmana, los ciudadanos del territorio adoptarán la religión islámica (para protegerse contra los ataques de los nómadas) y progresivamente adquirirán la lengua árabe. Bereber, fenicio, latín, árabe, español, turco, francés: la mezcla de lenguas, el "mestizaje lingüístico", es intenso, dando lugar al árabe argelino (y al árabe magrebí en general) que se mantiene hasta nuestros días.

La primera parte de la conquista musulmana de España fue conducida por un contingente bereber compuesto casi en su totalidad por conversos, desde el jefe Táriq ibn Ziyad, que dio su nombre al peñón de Gibraltar (جبل طارق, «Djebel Tariq»). Tras el éxito de Tarik, el califa le hizo encadenar y murió en el camino.

En el siglo X, Ubayd Allah al-Mahdi fundó la dinastía fatimí, en la baja Cabilia, donde encontró un eco favorable a sus prédicas milenaristas. Los fatimíes establecieron su autoridad en África del norte entre 909 y 1171 y fundaron un califato disidente de los abasidas de Bagdad.

Este reino estuvo marcado por numerosas revueltas jariyíes (jariyismo), especialmente la de Abu Yazid encabezando las tribus bereberes en el 944, y que infligió la más severa victoria contra la armada fatimí, debilitada y vulnerable, tomando la ciudad de Kairouan. La revuelta fue vencida por Ziri ibn Manad, a la cabeza de las tribus Sanhadjas, que por salvar el imperio recibió el puesto de gobernador del Magreb central.

De esta forma en el 972, cuando los fatimíes, tras la adhesión egipcia, tuvieron menos interés por el Magreb y fue su hijo, Bologhine ibn Ziri, quien heredó el control de Ifriqiya. Los zirides reinarán en el lugar unos dos siglos.

Hammad Ibn Bologhine, su hijo, gobernó de forma independiente a los ziridas, en el norte de la actual Argelia, a partir de 1014, reconociendo como califas legítimos a los abasidas sunitas de Bagdad, y fundando la dinastía hamadita. Los ziridas también reconocieron en 1046 a los califas abasidas mostrando abiertamente a los fatimíes su abandono del chiismo. A partir de 1048, en tiempos de Ibn Jaldún, algunas tribus del sur emigraron al África del norte y fueron enviados por el poder fatimí para reprimir a los ziridas y hamaditas. En oleadas sucesivas incurrieron en algunas grandes ciudades, que saquearon y destruyeron. En Argelia estas tribus del sur se aliaron con algunas tribus locales. Estos dos reinos, prósperos por aquel entonces, se empobrecerán enormemente a causa de estas incursiones. Los ziridas cambiarán su capital de Kairouan a Mahdia, los hamaditas, de Al-Quala (La Cala de Béni Hammad, actualmente reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco) a Bugía.

Argelia estaba entonces bajo el control de los almorávides en una pequeña región del oeste, bajo los hamaditas en el centro, y bajo los ziridas al este. Cuando vencieron a los almohades en 1152, dirigidos por Abdelmoumen Ibn Ali, cuyo jefe espiritual era Muhammad ibn Tumart. Los almohades formaron uno de los imperios más poderosos del Mediterráneo, unificando el Magreb y Al-Ándalus hasta 1269.

En cuanto a la inmigración árabe en África del norte, fue de poca importancia excepto en las dos regiones exteriores de Argelia, Kairouan y Tánger. Aunque el total de su población ha recibido una contribución demográfica árabe limitada, y una gran parte de las poblaciones de lengua árabe es bereber.

La presencia española 
Estamos en el siglo XVI temprano. En julio de 1501, mucho antes de los españoles, los portugueses pusieron en marcha una expedición para tratar de tomar tierra en la playa de los Andaluces (Andalouses) en Orán. No fue sino hasta el aterrizaje de Mers-el-Kebir en 1505, para ver España participar en la primera expedición contra Orán. La ciudad entonces 6 000 incendios, alrededor de 25 000 habitantes. Tomando la ciudad por el ejército del Cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, encargado por Pedro Navarro, tuvo lugar el 17 de mayo de 1509. Después de la ocupación del puerto de Mers-el-Kebir (1505), y la ciudad de Orán (1509), la ciudad fue abandonada y, a continuación, totalmente ocupada por tropas españolas. Desde 1509, el Cardenal Ximenes comenzó a construir sobre las ruinas de la mezquita de Ibn El Beitar la iglesia de San Luis, que domina el casco antiguo en ambos lados.

En 1554, el gobernador Conde de Alcaudete hizo una alianza con el sultán de Marruecos Mohamed Cheikh-ECH contra los turcos, pero se establecieron en Argel, y logró mantener la presencia española.

Los españoles procedieron a trabajar para restaurar la fortaleza para dar cabida a los gobernadores de la ciudad. "Las fortificaciones del lugar consistieron en un muro, coronado por altas torres, espaciados entre ellos, el castillo en sí, o casbah. El Gobernador español "establecerá su sede en la mazmorra". Largo de más de dos kilómetros y medio, estas fortificaciones consistían en numerosas fortalezas, baluartes y torres vigías.

En el siglo XVI, los españoles son fuertes en Orán y hacen construir una cárcel en un afloramiento rocoso cerca del puerto de Mers El Kebir. Este lugar fue habitado por muchos monos (monos españoles), que dieron su nombre a la fortaleza. Los españoles presos encerrados en Mona podría ver a sus familias una vez al año, el Domingo de Pascua. Mona era el nombre de la torta con ellos que traían los peregrinos a la Virgen y de los visitantes a Murdjajo.

En 1563, Don Bazán de Silva y Álvarez, Marqués de Santa Cruz, construye en la cima del pico Aïdour de Orán la fortaleza de Santa Cruz. En 1568, Don Juan de Austria visitó Mers-el-Kebir y Orán.

Los Judios de Orán no tuvieron vida fácil con los españoles, considerados como enemigos de la religión. Los Judios que viven en Ras El Ain Ravin y Blanco fueron expulsados de Orán por los españoles desde 1669 y tuvieron que irse a vivir a la montaña de La Cornisa Superior (Misserghin).

A pesar de estas fortificaciones, la ciudad fue objeto de incesantes ataques a los pies de las murallas. En 1701, El Rozalcazar o Bordj Lahmar o Chateau Neuf, fue considerado el más grande de las fortificaciones de la ciudad de Orán. Así, en 1707, Moulay Ismail, sultán de Marruecos que trataron de obligar a la defensa, vio a su ejército diezmado. La ciudad, por lo tanto, sigue creciendo: es necesario para ahorrar espacio y el aire más allá de las paredes. La demolición de los muros se lleva a cabo durante varios años que se encontraba en ese momento, los españoles atrapados, trampa `s en el interior de la fortaleza, por falta de suministros que se alimentan por primera vez la famosa calentica. En 1770, Orán es una ciudad de 532 casas y 42 edificios, con una población de 2.317 y 2.821 deportados burgueses que participan en el libre comercio. En el marco del rey español, Carlos III, los partidarios de la conservación de la ciudad y su abandono se enfrentan. Entre 1780 y 1783, el ministro Floridablanca propone a su homólogo inglés el cambio de Orán por Gibraltar.

En 1510, Fernando el Católico toma Argel. Los españoles sitiados y construido en una isla en la Bahía de Argel en una fortaleza, el Peñón d e Argel, para bombardear la ciudad y evitar su suministro. Ben Salem Toumi Jefe de la tribu Beni Mezghenna, busca la ayuda de los turcos. Pedro Navarro toma Bejaia en 1510 a 1555.

Colonización francesa (1830-1962)
A partir de 1830 Francia estableció progresivamente una importante colonia en este territorio que llegó a tener el estatuto de departamento de Francia hasta que, tras la denominada Guerra de Argelia, obtuvo su independencia en 1962.

Los sucesos de la guerra de la independencia son narrados, en un estilo semidocumental y sin concesiones, en la película La batalla de Argel (1965) de Gillo Pontecorvo, la cual obtuvo el León de Oro del Festival de Venecia en 1966.

Panorama histórico 1962-1992
Argelia obtuvo la independencia el 5 de julio de 1962, después de una sangrienta guerra de liberación que duró ocho años. Cerca de un millón de europeos abandonó el país, y con ello el país perdió a la mayoría de los administradores, empresarios y técnicos. El 70 % de la población se encontraba sin trabajo, pero existía un profundo sentimiento de solidaridad nacional.

 Ben Bella (1962-1965) 
En el seno del FLN (Frente de Liberación Nacional) se encontraban los moderados (Ben Khedda, Boudiaf y Aït Ahmed), y los radicales (Ben Bella, Mohammed Khider y Houari Boumedienne, jefe del Estado Mayor del ejército). Tras la lucha por el poder, Ahmed Ben Bella se hizo con el poder, eliminó a los conservadores del FLN y nacionalizó las propiedades francesas, así como otras empresas. El FLN se convirtió en el único partido. De manera progresiva Ben Bella fue centralizando en su persona todos los poderes (secretario general del FLN, presidente del país y comandante en jefe del ejército). El 19 de junio de 1965 fue apartado del poder y encarcelado.


 Houari Boumedienne (1965-1978)
El golpe de Estado hizo que el ejército se hiciese con el poder. Un consejo revolucionario formado por 26 oficiales se convirtió en el órgano supremo bajo la dirección de Boumedienne, quien asumió las funciones de presidente y de primer ministro. Gobernó con mano de hierro, sacrificó el bienestar social y la democracia en aras de unos objetivos económicos a largo plazo y situó al país en la vía del socialismo nacionalista.

En 1976, después de un amplio debate nacional, se decidió prestar más atención a las condiciones de vida de la población así como a organizar las elecciones. Boumedienne, único candidato, salió elegido presidente; en la Asamblea Nacional todos los diputados pertenecían al FLN, pero dicho partido distaba mucho de tener aceptación. El ejército se situó en el centro del poder. A la muerte de Boumedienne, en 1978, el 70 % de la población tenía menos de 25 años. Todos sabían que la industria no bastaría para dar empleo a todas estas personas y que ninguna reforma había podido detener la bajada de los ingresos procedentes de la agricultura. Se formó el caldo de cultivo para los gérmenes de la crisis.


 Chadli Banjedid (1978-92)
El coronel Chadli Benjedid, comandante de la región de Orán y candidato de compromiso, fue designado presidente en 1978. Adversario de la política socialista de Boumedienne, concedió más espacio a las iniciativas privadas e introdujo lentamente una economía de mercado. Sin embargo, a partir de 1985, la caída del precio del petróleo hizo que disminuyesen fuertemente los ingresos del país. Por otra parte, la explosión demográfica hizo que aumentase el paro rápidamente y la crisis de la vivienda se agudizó aún más. El 4 de octubre de 1988 se produjeron disturbios en Bab-el-Oued y las protestas se extendieron a otras ciudades. En realidad no se acusó al presidente, del que se apreciaban las reformas introducidas; a quienes se acusó fue a los gerifaltes que llevaban una vida de lujo. Los grupos fundamentalistas eran mayoritarios en esas manifestaciones. La represión del ejército produjo centenares de muertos. Tras estos "acontecimientos" Chadli introdujo reformas rápidamente. En noviembre separó las funciones de presidente y de secretario general del FLN. De allí en adelante el Primer Ministro tendría que rendir cuentas ante el Parlamento. En febrero de 1989 se introdujo el multipartidismo por referéndum. Se presentaron hasta 47 partidos, entre ellos el FIS (Frente Islámico de Salvación), legalizado en septiembre de ese año. Figuras conocidas de la oposición regresaron del exilio: el diciembre lo hizo Hocine Aït, el líder del FFS (Frente de las Fuerzas Socialistas) y en septiembre de 1990 el antiguo presidente Ben Bella. Periódicos y revistas de reciente creación se multiplicaron como setas. Se hablaba de la "primavera argelina".


 Elecciones
En junio de 1990 tuvieron lugar las elecciones municipales y provinciales. El FFS, que contó con numerosos adeptos entre los Cabilas, así como otros partidos protestaron por el modo en que se habían organizado las elecciones y decidieronn boicotearlas. Ante la reducción de las posibilidades de elección, los electores votaron masivamente en contra del FLN y el FIS obtuvo el 52,42% de los votos.

A pesar de todo, Chadli decidió continuar con la democratización y anunció elecciones legislativas para junio de 1991. No obstante, la nueva ley electoral hizo que al FIS le fuese más difícil conseguir la victoria. Éste apeló a la huelga y a principio de junio de 1991 se produjeron tumultos que provocaron la declaración del estado de sitio. El gobierno Hamrouche dimitió y el nuevo primer ministro, Ghozali, aplazó las elecciones hasta diciembre. Millares de adeptos del FIS fueron arrestados, incluidos los dos líderes más importantes, Abassi Madani y Ali Benhadj. El 26 de diciembre, en la primera vuelta de las elecciones, de los 430 disponibles, se cubrieron 228, de los cuales 189 eran del FIS. El FFS obtuvo 25 y solamente 15 el FLN. A esto le sucedió una fuerte polémica entre partidarios y adversarios de que continuara la experiencia democrática. El 12 de enero de 1992, bajo la presión del ejército, dimitió el presidente Chadli y se anuló la segunda vuelta de las elecciones. El ejército, junto con el FLN, instauró un "Alto Consejo de Estado" formado por cinco miembros y presidido por una de las figuras históricas más importantes en la lucha por la independencia: Mohammed Boudiaf, que vivía en el exilio en Marruecos desde 1964. Se disolvió el FIS, sus líderes fueron arrestados y se declaró el estado de emergencia. Entonces se sucedieron los hechos en cadena: comenzó el ciclo terrorismo/represión y nadie se quedó fuera del alcance de lo uno ni de lo otro. A finales de junio de 1992 M. Boudiaf fue asesinado.


 Guerra Civil
El país siguió el modelo de partido único hasta 1988. Tras la legalización del multipartidismo el Frente Islámico de Salvación (FIS) ganó las elecciones municipales y la primera vuelta de las elecciones legislativas de 1991 (ver Elecciones desde la implantación del pluripartidismo (1989), pero el ejército decretó el estado de urgencia y le impidió asumir el poder. Esto desencadenó la violencia liderada por diversos grupos armados como el Ejército Islámico de Salvación, brazo armado del FIS o su rival el Grupo Islámico Armado. Desde entonces miles de personas han muerto en las ofensivas rebeldes y las contraofensivas oficiales. Los militares gobernaron hasta 1994.

A finales de la década de 1990 parte de la región oriental del país fue escenario de ataques contra la población civil por parte de grupos fundamentalistas que buscaban desestabilizar al gobierno central. Se produjeron varias masacres, algunas de las cuales dejaron más de 200 víctimas mortales.

En las elecciones presidenciales de 1999, fue elegido Abdelaziz Bouteflika, quien resultó reelegido en 2004 y nuevamente en 2009 bajo acusaciones de fraude.

 Organización político-administrativa 

Argelia se divide actualmente en 48 vilayatos (provincias), 553 dairas (condados) y 1.541 baladiyahs (municipios). La capital y la ciudad más grande de cada vilayato, daira y baladiyah argelinos tienen siempre el mismo nombre que el vilayato, el daira o el baladiyah donde está situado. De igual forma se aplica para el daira más grande del vilayato o el baladiyah más grande del daira.

Según la constitución argelina, un vilayato es una “colectividad territorial” que goza de cierta libertad económica. La APW o "L'Assemblée Populaire Wilayale" (Parlamento Popular de “Wilayale”), es la entidad política que regula una provincia. Un "Valí" (Prefecto) dirige cada provincia. Esta persona la elige el presidente de Argelia para manejar las decisiones de la APW.

La APW tiene también un “presidente”, que es elegido por los miembros de la asamblea.

Las divisiones administrativas han cambiado varias veces desde la independencia de la nación. Al agregar nuevos vilayatos, la numeración de viejas provincias se ha mantenido, de aquí el orden no-alfabético. Con su ordenación numérica oficial, (desde 1983) se listan actualmente así:


1 Adrar
2 Chlef
3 Laghouat
4 Oum el-Bouaghi
5 Batna
6 Béjaïa
7 Biskra
8 Béchar
9 Blida
10 Bouira
11 Tamanghasset
12 Tébessa
13 Tlemecén
14 Tiaret
15 Tizi Ouzou
16 Argel
17 Djelfa
18 Jijel
19 Sétif
20 Saida
21 Skikda
22 Sidi Bel Abbes
23 Annaba
24 Guelma
 
25 Constantina
26 Médéa
27 Mostaganem
28 M'Sila
29 Muaskar
30 Ouargla
31 Orán
32 El Bayadh
33 Illizi
34 Bordj Bou Arréridj
35 Boumerdès
36 El Tarf
37 Tinduf
38 Tissemsilt
39 El Oued
40 Khenchela
41 Souk Ahras
42 Tipasa
43 Mila
44 Aïn Defla
45 Naama
46 Aïn Témouchent
47 Ghardaïa
48 Relizan
 
 Geografía física 
Límites:

Total: 6.343 kilómetros
Países de la frontera: Libia (982 kilómetros), Malí (1.376 kilómetros), Mauritania (463 kilómetros), Marruecos (1.559 kilómetros), Níger (956 kilómetros), Túnez (965 kilómetros), Sáhara Occidental (42 kilómetros).
La parte septentrional de Argelia es una gran meseta alargada, en la que se forman numerosas depresiones, limitadas por altos rebordes montañosos al norte y sur. Las montañas del atlas se extienden al norte del país y están formadas por dos cordilleras de plegamiento: la septentrional, llamada Atlas del Tell, y la meridional, llamada Atlas Sahariano. Entre ambas queda la meseta o altiplanicie interior. Al sur del Atlas Sahariano comienza el desierto del Sahara, que ocupa la mayor parte del país y presenta un relieve muy variado, por la presencia de antiguas montañas, muy trabajadas por erosión eólica. Desde el litoral al interior cabe distinguir: las pequeñas llanuras costeras, muy reducidas por la proximidad de las montañas al Mediterráneo, entre las que destacan la Mitidja (Argel), el valle del bajo Chéliff, y las cuencas de Orán, Skikda y Annaba; el Tell; las Altas Mesetas, con sus depresiones, cubiertas en parte de lagos salados; el Atlas Sahariano; y la zona desértica. Los ríos argelinos conservan un caudal casi regular únicamente en norte montañoso y en verano sufren una fuerte desecación. Y muchos ríos del interior no llegan a desembocar en el mar, sino que desaguan en las depresiones del terreno, donde al evaporarse forman marjales y lagunas salobre. Ningún río de Argelia es navegable, ni siquiera los de la zona septentrional, que suelen tener la sección inferior cubierta de lodo, aunque se usan para la irrigación. El principal río de Argelia es el río Chéliff, en el norte.

Ecología 
La mayor parte de Argelia está ocupada por el Sahara, dividido según WWF en cuatro ecorregiones de desierto: la estepa del Sahara septentrional al sur del Atlas, el desierto del Sahara en la mitad sur del país, el monte xerófilo del Sahara Occidental en el macizo de Ahaggar y la meseta del Tassili n'Ajjer, en el sureste, y la estepa y sabana arbolada del Sahara meridional, en el extremo sur. En el norte del país el bioma dominante es el bosque mediterráneo, con el bosque mediterráneo norteafricano al norte y la estepa arbustiva mediterránea al sur, así como un enclave de bosque seco mediterráneo y matorral suculento de acacias y erguenes en el extremo oeste. La diversidad de Argelia se completa con el bosque montano norteafricano de coníferas en las montañas del Atlas y el salobral del Sahara en diversos humedales dispersos.


Economía
Sus principales recursos son petróleo, gas, hierro, zinc, plata, cobre y fosfatos. Un 25% de la población activa se dedica a la agricultura y la pesca. La economía creció un 6% en el año 2005. La tasa de desempleo es del 17,1% (2005).

Los combustibles fósiles son la principal fuente de ingresos de Argelia, representando aproximadamente un 60% de las rentas del estado, un 30% del PIB, y un 98% de los ingresos de la exportación en 2006. En la clasificación de los países con mayores reservas de petroleo, el país ocupa la posición número 14, almacenando unos 11.800 millones de barriles de crudo, pero se considera que la cantidad actual de las reservas es incluso superior. La Administración de Información de la Energía de los Estados Unidos informó en enero de 2007 Argelia tenía unas reservas probadas de 161,7 billones de pies cúbicos de gas natural, el octavo país del mundo con mayores reservas de este combustible.

Los indicadores económicos y financieros mejoraron a mediados de los años 1990, debido en parte a las reformas políticas apoyadas por el Fondo Monetario Internacional, y una renegociación de la deuda externa con el Club de París. La economía de Argelia se benefició en 2000 y 2001 del incremento que sufrió el precio del crudo, y de la ajustada política fiscal llevada a cabo por el gobierno, dando como resultado un gran incremento de los beneficios en el comercio, récords elevados en los intercambios comerciales, y una reducción de la deuda. Sin embargo, los continuos esfuerzos del gobierno por diversificar la economía, atraer las inversiones, y aumentar el nivel de vida de los ciudadanos tuvieron poco éxito. En 2001, el gobierno firmó un tratado de asociación con la Unión Europea que le supondría menores tarifas y que permitiría aumentar el comercio. En marzo de 2006, Rusia aceptó perdonar 4.740 millones de dólares estadounidenses de deuda de la época soviética durante una visita del presidente Vladímir Putin al país, la primera que realizaba un líder ruso en medio siglo. En compensación, el presidente argelino Bouteflika accedió a comprar aviones de combate rusos, defensas antiaéreas y otras armas por valor de 7.500 millones de dólares, según la agencia rusa Rosoboronexport.

Argelia decidió en 2006 pagar la deuda que tenía con el Club de París antes de lo estipulado, y que ascendía a 8 mil millones de dólares. Esto redujo la deuda externa de Argelia a valores por debajo de 5 mil millones de dólares a finales de 2006.

Agricultura
Desde tiempos de los romanos, Argelia ha destacado por la fertilidad de su suelo, aunque tan sólo el 9,4% de la población trabaja en la agricultura.

A mediados del siglo XIX se cultivaron grandes cantidades de algodón coincidiendo con la Guerra Civil Estadounidense, pero su industria sufrió un retroceso. A principios del siglo XX se hicieron esfuerzos para retomar el cultivo de esta planta. Una pequeña cantidad de algodón se cultiva en los oasis del sur. Se producen grandes cantidades de una fibra vegetal, hecha de las hojas de palmera enana. Otros cultivos importantes son los olivos y el tabaco.

Para el cultivo de cereales se emplean más de 30.000 km². La zona del Tell es la de mayor extensión de cultivo de cereales. Durante la época de ocupación francesa, su productividad se vio incrementada sustancialmente gracias a los pozos artesianos. Los principales cereales son el trigo, la cebada y la avena sativa. Se exportan una gran variedad de frutas y verduras, especialmente cítricos, así como también higos, dátiles, fibra de esparto y corcho. Argelia es el mayor mercado de África de avena sativa.

Demografía
La población de Argelia asciende a 32.531.853 habitantes (2005), más del 75% del total habla bereber (unos 25 millones de habitantes) y más del 85% habla árabe clásico (unos 28 millones de habitantes), los dos idiomas oficiales. Entre el 25% y el 33% de la población habla francés (unos 9 a 11 millones de habitantes). En Argelia, la población arabófona suele emplear una variante lingüística local que difiere parcialmente de la lengua árabe clásica. Desde su independencia, los gobiernos argelinos han pretendido favorecer la expansión del árabe clásico en desmedro de las variantes locales, y en contraposición al francés y al tamazigth o bererer.

Del millón de colonos franceses que vivían en Argelia antes de la independencia, quedan hoy 576.000. Sumando todos los europeos y sus descendientes se calcula que forman el 18% de la población de Argelia (6,5 millones de personas).

En numerosos hogares argelinos hay por lo menos dos televisores, uno para las mujeres y los menores de edad (con canales que transmiten su producción en árabe), y otro para los hombres adultos (con canales que transmiten su programación en francés). La lengua privilegiada en la administración y la política argelina es el árabe, en tanto que la lengua más empleada para el comercio y la cultura es el francés (pese a su no oficialidad). El tamazigth suele ser marginado por el Estado aunque producto de la presión de los bereberes por fin ha sido reconocido como lengua co-oficial en Argelia.

La mortalidad infantil es de 19 por mil (menor al promedio del norte africano) y la esperanza de vida de 83 años. Fuera de las ciudades más importantes, la atención médica es rudimentaria. El promedio de hijos por mujer es de 1,89, una de las tasas más bajas del continente africano.

Religión

El 99% de la población es musulmana sunnita, el 1% es católica y una pequeña minoría judía (500 en todo el país) que viven en Argelia, principalmente en Argel, resto de la gran población judía anterior a la creación de Israel que huyó o fue expulsada tras la independencia.

 Cultura 
Como Argelia tuvo muchas comunidades desde el siglo V, hoy en día en Argelia hay tanto tipo de personas y de culturas diferentes, aunque el 80% de la cultura argelina esta dividido en el norte y el sur, en el norte en las ciudades no desérticas, tienen una cultura europea y más moderna (sin contar la ciudad de Hassi Messaoud). Y la cultura del sur del país es más humilde, aunque hay varias grandes ciudades con una tecnología regular. El resto del porcentaje es la cultura de los bereber, una comunidad que reside en el norte de Argelia principalmente en la turística ciudad de Bejaia.

 Lenguas

El árabe clásico es la lengua oficial del país, y desde abril de 2002 el bereber también es lengua nacional, después de haber sido un instrumento de represión contra la mayoría berebere vinculada a Marruecos por sus orígenes étnicos y la cual pide la independencia del poder central argelino desde 1972. En la vida diaria, los argelino hablan un « árabe dialectal », o darija, bastante diferenciado del árabe clásico en cuanto a vocabulario, siendo bastante similar en sintaxis y gramaticalmente. La darija ha conservado numerosas palabras y estructuras bereberes y tiene numerosos préstamos del francés. El bereber se expresa asimismo en diferentes variantes regionales: el cabilio (taqbaylit) en Cabilia, el chenoui en la montaña de Chenoua y el chaoui en las montañas del Aures. Además también existen el touareg en el Sáhara, el mozabit en el Valle de M'Zab o el tashelhit en la frontera con Marruecos.

Debido a que los censos lingüísticos, étnicos o religiosos están prohibidos en Argelia, no se sabe con exactitud el número de arabófonos y del resto de idiomas.

El francés, no obstante, es empleado por los argelinos cultos.

El español es empleado en Tindouf como segunda lengua por los refugiados saharauis.

 Turismo 

Argelia es un país para ser visitado en cualquier época del año. En verano se puede disfrutar de unas playas lindas y cristalinas. En invierno se puede disfrutar de las montañas colmadas de nieve de la ciudad de Kabyle.

Algunos de los sitios más importantes para ser visitados son los desiertos, este país tiene el desierto más grande del mundo.

Y a pesar de que es uno de los países más modernos de África, la razón de que no sea un importante destino turístico es que desde hace 14 años terroristas del grupo Al Qaeda empezaron a hacer de Argelia un país lleno de caos, terror y miedo. Sin embargo en el año 1999 el presidente argelino intentó negociar con estos grupos, logrando disminuir sus acciones terroristas. Hoy en día aún se mantienen activos unos pequeños grupos los cuales se ubican hacia el sur del país. El actual presidente se ha propuesto eliminarlos del país para finales del año 2007. Sin embargo el 11 de abril del 2007 reaparecieron los atentados. El gobierno argelino anunció que se uniría al gobierno marroquí para el combate de estos grupos. Adicionalmente contarán con la ayuda de Estados Unidos, Francia, y de la Unión Europea.

El presidente está contando con la ayuda de la O.N.U, de los tuaregs (militares del desierto argelino) y las fuerzas armadas argelinas.

Esta inestabilidad provoca las recomendaciones de no viajar a las zonas del sur debido a las amenazas terroristas existentes. Las ciudades desérticas que no sufren esta amenaza son las que están al norte de Djanet. Algunas de las más turísticas son las siguientes: Adrar, In Amenas, Tindouf, El Oued, Ghardaia, El Golea y Biskra. También destacan las ciudades desérticas más modernas de Hassi Messaoud.

Para verano de 2009 Argelia contará con una línea de metro en su capital. El proyecto inicial cuenta con 14 trenes de última generación de fabricación española, estos trenes serán suministrados por la empresa multinacional CAF.

También contará con 3 líneas de tranvías, que se inaugurarán en el año 2009, que al igual que todos los trenes planificados, son de última generación.